Pasar al contenido principal

¿Qué es la demencia?

Un hombre con tapabocas habla con una proveedora de atención médica sobre la demencia.

La demencia es un término general que abarca una variedad de afecciones neurológicas que afectan al cerebro y que empeoran con el tiempo. Es la pérdida de la capacidad de pensar, recordar y razonar a niveles tales que afectan la vida y las actividades diarias. Algunas personas con demencia no pueden controlar sus emociones y otras conductas, y su personalidad puede cambiar.

En el pasado, a la demencia a veces se le llamaba "senilidad" y se pensaba que era parte normal del envejecimiento, probablemente porque ocurre con más frecuencia a medida que las personas envejecen. Es posible que hasta la mitad de las personas de 85 años o más tengan demencia, pero esta no es parte normal del envejecimiento. No todo el mundo desarrolla demencia a medida que envejece y, en muy pocos casos, algunas personas la desarrollan en la mediana edad.

¿Qué causa la demencia?

La demencia es el resultado de diversos cambios en el cerebro que hacen que las células nerviosas o neuronas dejen de funcionar correctamente y por último mueren. Diversos investigadores han relacionado cambios en el cerebro con ciertas formas de demencia, pero en la mayoría de los casos se desconocen los cambios cerebrales específicos que la causan. En el caso de una pequeña cantidad de personas, se han identificado mutaciones genéticas raras que causan demencia.

Aunque algunas personas pueden ser diagnosticadas con demencia general, para adaptar mejor el tratamiento y prepararse para el futuro, es ideal conocer el tipo específico de esta. Las cinco formas más frecuentes de demencia son:

  • La enfermedad de Alzheimer es el diagnóstico más frecuente que reciben los adultos mayores. Por lo general, se asocia esta enfermedad con acumulaciones anormales de proteínas en el cerebro, a las que se conoce como placas beta-amiloides y ovillos neurofibrilares, junto con la pérdida de conexión entre las células nerviosas.
  • La demencia frontotemporal es poco frecuente y tiende a ocurrir en personas menores de 60 años. Se le llama así por las áreas del cerebro que resultan afectadas. Los cambios en el lóbulo frontal dan origen a síntomas conductuales, mientras que los cambios en el lóbulo temporal causan problemas del lenguaje y las emociones. Estos cambios pueden incluir cantidades o formaciones anormales de proteínas tau y TDP-43, así como la pérdida de células nerviosas.
  • La demencia con cuerpos de Lewy incluye síntomas como problemas de pensamiento, movimiento, conducta y estado de ánimo. Por lo general, el diagnóstico de este tipo de demencia se asocia con depósitos anormales en el cerebro de una proteína llamada alfa-sinucleína, que también se les denomina cuerpos de Lewy.
  • La demencia vascular es un diagnóstico de demencia en personas que presentan cambios vasculares en el cerebro, como un accidente cerebrovascular o una lesión en los vasos pequeños que llevan sangre al cerebro. Las personas que han sido diagnosticadas con demencia vascular también pueden mostrar cambios en la sustancia blanca del cerebro, es decir, los "cables" de conexión cerebral que transmiten mensajes entre las regiones del cerebro.
  • La demencia mixta se refiere a un diagnóstico de demencia que se cree que está relacionado con una combinación de cambios en el cerebro. Por ejemplo, puede haber evidencia de cambios tradicionalmente asociados con la enfermedad de Alzheimer y con la demencia vascular. Los investigadores continúan explorando cómo y por qué se pueden presentar varios cambios cerebrales distintos al mismo tiempo, relacionados con demencia. Esto les ayudará a comprender mejor los diversos trastornos y a establecer estrategias personalizadas de prevención y tratamiento.

En conjunto, a menudo se conoce a estas afecciones como la enfermedad de Alzheimer y las demencias relacionadas, ya que comparten muchas características y con frecuencia pueden ocurrir juntas.

Muchas otras afecciones pueden causar demencia o síntomas similares a la demencia, incluidas la enfermedad argirofílica granulosa, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la enfermedad de Huntington, la encefalopatía traumática crónica y la demencia asociada al VIH. Además, ciertas afecciones médicas, e incluso algunos medicamentos, pueden causar problemas graves de memoria como los que se observan en la demencia.

Causas tratables de síntomas similares a la demencia

Hay muchas afecciones que pueden causar síntomas similares a los de la demencia que a veces se pueden detener o incluso revertir con tratamiento. Estas incluyen:

  • efectos secundarios de ciertos medicamentos;
  • problemas emocionales, como estrés, ansiedad o depresión;
  • insuficiencia de ciertas vitaminas;
  • consumo excesivo de alcohol;
  • coágulos de sangre, tumores o infecciones en el cerebro;
  • delirio (un estado repentino de confusión y desorientación);
  • lesiones en la cabeza, como una conmoción cerebral por una caída o un accidente;
  • problemas de tiroides, riñones o hígado;
  • hidrocefalia de presión normal (una acumulación anormal de líquido cefalorraquídeo en el cerebro).

Hable con su médico si está teniendo problemas graves de memoria u otros síntomas de demencia. Un diagnóstico correcto es importante para recibir el tratamiento adecuado.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la demencia?

Muchas personas asocian la demencia con la pérdida de memoria. Esto se debe a que, generalmente, los problemas de memoria son uno de los primeros síntomas de este tipo de trastornos, pero no son el único. Los síntomas de la demencia pueden variar según su tipo y las áreas del cerebro afectadas. Se pueden incluir:

  • presentar pérdida de memoria, mal juicio y confusión;
  • mostrar cambios en la capacidad para hablar, comprender y expresar pensamientos o palabras, y para escribir y leer;
  • deambular y perderse en un barrio que le es familiar;
  • tener problemas para manejar dinero y pagar facturas;
  • preguntar repetidamente las cosas;
  • usar palabras inusuales para referirse a objetos familiares;
  • tardar más en finalizar las tareas diarias normales;
  • perder interés en actividades diarias o en eventos normales;
  • tener alucinaciones, delirios y paranoia;
  • actuar impulsivamente;
  • no preocuparse por los sentimientos de otras personas;
  • presentar problemas de equilibrio y movimiento.

Las personas con demencia y quienes las cuidan pueden enfrentar grandes retos, incluida la capacidad de esa persona para hacerse cargo de ciertas tareas, cambios en las relaciones familiares, pérdida del trabajo y la necesidad de más cuidados a medida que avanza la enfermedad subyacente. Las personas en las etapas iniciales de la demencia pueden necesitar ayuda con las actividades diarias, mientras que las personas con demencia avanzada pueden necesitar atención y supervisión constantes.

Las personas con discapacidades intelectuales y del desarrollo también pueden presentar demencia a medida que van envejeciendo. Reconocer los síntomas puede resultar difícil porque pueden atribuirse a la discapacidad de la persona. Es importante considerar las capacidades existentes de una persona y estar atento a los cambios que surjan con el tiempo y que puedan mostrar demencia.

¿Cómo se diagnostica y se trata la demencia?

Para diagnosticar la demencia, un médico revisará el historial clínico y realizará un examen físico y pruebas neurológicas que evalúan el equilibrio, la respuesta sensorial, los reflejos y las habilidades de memoria y pensamiento. Además, el médico puede ordenar exploraciones cerebrales, análisis de sangre, pruebas genéticas y una evaluación de la salud mental para ayudarle a emitir un diagnóstico.

Debido a que los diferentes tipos de demencia pueden compartir síntomas similares, podría ser difícil emitir un diagnóstico preciso. Además, puede ser difícil diagnosticar un solo tipo de demencia, debido a que una persona puede tener más de uno.

Por lo general, el primer paso que deben tomar las personas con síntomas de demencia es consultar con un médico, quien puede enviarlo a un neurólogo. Este médico es un especialista en trastornos del cerebro y del sistema nervioso y generalmente cuenta con la experiencia necesaria para diagnosticar demencia.

Actualmente no existe ningún tratamiento para detener o retrasar la demencia causada por la enfermedad de Alzheimer o las demencias relacionadas. Los medicamentos pueden mejorar o estabilizar temporalmente la memoria y las habilidades de pensamiento en algunas personas, y también pueden ayudar a controlar ciertos síntomas y problemas de conducta. Un equipo de especialistas (médicos, enfermeras y terapeutas) puede ayudar a mantener la movilidad, abordar los problemas del habla y la deglución, y aprender nuevas formas de hacer frente a la pérdida de habilidades con las tareas diarias, como alimentarse por sí mismo.

A través de inversiones considerables del gobierno federal y otras entidades, los investigadores continúan impulsando el crecimiento científico y los descubrimientos para mejorar el diagnóstico, el tratamiento y la atención de las personas que viven con demencia.

Las demencias: Esperanza en la investigación

Portada de la publicación titulada “Las demencias: Esperanza en la investigación”.

Este folleto ofrece una descripción general de las investigaciones sobre la enfermedad de Alzheimer, la demencia frontotemporal, la demencia con cuerpos de Lewy, la demencia vascular y otras. La publicación también está disponible en inglés.

¿Qué puede hacer?

Si le preocupan los problemas de memoria u otros síntomas de demencia, llame a su médico. Si usted o alguien que conoce fue diagnosticado recientemente, explore los recursos en este sitio web y otros enlaces incluidos a continuación para obtener más información sobre cuidados, apoyo e investigaciones acerca de la demencia. Es importante educar a la familia, los amigos y los cuidadores sobre el diagnóstico de un ser querido. Hay organizaciones sin fines de lucro que ofrecen grupos de apoyo en persona y en línea que pueden brindar a las familias y a los cuidadores recursos y oportunidades adicionales para compartir experiencias y expresar inquietudes. También puede contemplar la posibilidad de participar en un ensayo o estudio clínico.

Dos mujeres mayores con tapabocas se ofrecen como voluntarias para las investigaciones sobre Alzheimer.

Ofrézcase como voluntario en una investigación

Usted podría ayudar a descubrir nuevas formas de tratar y prevenir la enfermedad de Alzheimer y las demencias relacionadas.

Encuentre más recursos sobre la demencia

Explore los recursos en este sitio web y otros enlaces incluidos a continuación para encontrar más información de las agencias del gobierno federal.

¿Qué es la demencia? Síntomas, tipos y diagnóstico (en inglés)

Aprenda más sobre los diferentes tipos de demencia y cómo se diagnostican.

Página informativa del NINDS sobre la demencia (en inglés)

Encuentre información sobre los tratamientos y el diagnóstico de la demencia, así como sobre ensayos clínicos, organizaciones para pacientes y publicaciones gratuitas.

Publicaciones del NINDS en español

Obtenga publicaciones gratuitas del NINDS sobre las demencias, los accidentes cerebrovasculares y otros temas.

Información sobre la demencia

Lea sobre los síntomas y las etapas de la demencia. Obtenga enlaces a otros artículos sobre las consideraciones que debe tener en cuenta para el cuidado de una persona con demencia, el manejo de los síntomas, y más.

Información sobre las demencias irreversibles

Aprenda sobre las causas de algunos síntomas que pueden parecerse a los de la enfermedad de Alzheimer u otras demencias relacionadas.

Mitos y verdades sobre la demencia

Ponga a prueba sus conocimientos sobre la demencia al leer este artículo sobre mitos y verdades de esta enfermedad.

Tema de salud de MedlinePlus: la demencia

Encuentre información sobre los aspectos básicos de la demencia y enlaces a más recursos.

Tipos de demencia

Acceda a un PDF descargable y bilingüe sobre los diferentes tipos de demencia.

¿Tiene preguntas? Comuníquese con el Centro ADEAR

El Centro de Educación y Referencias sobre la Enfermedad de Alzheimer y las Demencias Relacionadas (ADEAR, por sus siglas en inglés) es un servicio del Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de los Institutos Nacionales de la Salud. Llame al 800-438-4380 para hablar con un especialista en información o envíe un correo electrónico con sus preguntas a adear@nia.nih.gov.


El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA, por sus siglas en inglés), parte de los Institutos Nacionales de la Salud, ofrece la información contenida en este documento, la cual ha sido revisada por sus científicos y otros expertos para asegurarse de que sea precisa y esté actualizada.